70% menos

Planificaciones y Pruebas

Nuevo: Fichas MAD en Digital

 

Contacto  

Prof. Rodolfo Mendoza

metodologiamad@gmail.com

 

Fijo: (56) 2 2314 7062

 

Cel. (09) 9 203 8797

 

 

 

Inicio

 


Quienes somos

Licencia
Presentación
Planificaciones
Apoyo Doctrinal

Apoyo Pedagógico

Evaluación

Compra Textos

Opiniones

Clases
Apoyo Anexos

Catecismo
Enlaces Web

Fortalezas

Seminarios
Certificados

 

 

COMPRAR TEXTOS

 

 

Smile

Metodología

MAD 3.0

 


 

Solicite Seminarios GRATIS

profesores Religión

 

Seminario 1

Cómo Funcionará

Metodología MAD 3

 

 

Seminario 2

Enseñar Religión con

14 Habilidades y

4 Capacidades en clases

 

 

 

 

 

 


 

 

English Learning

     Francisco I           Quienes somosPresentaciónPlanificacionesLicencia Opiniones

 

Siguiendo al P.A.P.A Francisco I

Una buena educación forma cristianos preparados para el servicio a los demás.

 

Por eso queridos profesores colegas, debemos regresar a la alegría del Evangelio en las escuelas, colegios, liceos y universidades, la Metodología MAD quiere hacer que Jesús entre en los corazones para que se alegren en el camino del sufrimiento de la salvación, partiendo por el mismo ser humano, por uno mismo, de nuestra vida hacia la vida de los demás, apartar la doctrina castigadora y discriminadora hacia los que comenten errores en su vida, sino acoger y abrazar a todos los pecadores como si fuéramos nosotros mismos unidos en la comunión de Jesús y la Iglesia utilizando metodologías pedagógicas para poder lograrlo. Humildemente aportamos un granito de arena a la Nueva Evangelización.

 

Prof. Rodolfo Mendoza

Email: metodologiamad@gmail.com

www.metodologiamad.cl

 

 

Papa Francisco en la FAO:

"El agua no es gratis, esto nos puede llevar a una guerra" 19 Nov. 2014

 

“El agua no es gratis, como nos hacen pensar. Este grave problema nos puede llevar a una guerra”, afirmó el Papa Francisco este jueves 20 de noviembre en la sede de la FAO en Roma en ocasión de la 2ª Conferencia Internacional sobre la Nutrición organizada del 19 al 21 de noviembre 2014.

El Pontífice -en el Palacio de la FAO ante la Asamblea general, después de la presentación del profesor José Graziano da Silva, director general del organismo de la ONU- aseguró que las sospechas recíprocas entre las naciones pueden convertirse en una agresión bélica y económica. 

Habló de la lucha contra el hambre y la desnutrición que se ve obstaculizada por la prioridad del mercado. Asimismo, citó a san Juan Pablo II que visitó la FAO en 1992, quien denunció la “paradoja de la abundancia: hay comida para todos, pero no todos pueden comer”. 

En palabras al margen del texto oficial, el Papa Francisco dijo varias frases en medio de aplausos del publico internacional presente en la Sala General de la FAO, referidas a la solidaridad y el cuidado del medio ambiente.

Solidaridad es una palabra que sospechamos que inconscientemente la queremos sacar del diccionario” porque, indicó, “cuando falta la solidaridad en un país se resiente todo el mundo”. 

En otra improvisación en referencia a la obligación moral de compartir la riqueza económica del mundo en un sistema internacional ecuánime dijo: “Recuerdo una frase de un anciano: Dios perdona siempre, los hombres a veces, la madre tierra jamás”.  

Antes de pronunciar su discurso, el Papa se encontró brevemente con la reina Leticia de España en la Galería Caribean. Luego señaló tres retos urgentes para la comunidad internacional: 

Las mentiras sobre el hambre y la falta de solidaridad 

“Hay pocos temas sobre los que se esgrimen tantos sofismas como los que se dicen sobre el hambre; pocos asuntos tan susceptibles de ser manipulados por los datos, las estadísticas, las exigencias de seguridad nacional, la corrupción o un reclamo lastimero a la crisis económica. Este es el primer reto que se ha de superar”.

“El segundo reto que se debe afrontar es la falta de solidaridad”, indicó Francisco en medio de más aplausos de la Asamblea. “Nuestras sociedades se caracterizan por un creciente individualismo y por la división; esto termina privando a los más débiles de una vida digna y provocando revueltas contra las instituciones. 

Cuando falta la solidaridad en un país, se resiente todo el mundo, advirtió. En efecto, la solidaridad es la actitud que hace a las personas capaces de salir al encuentro del otro y fundar sus relaciones mutuas en ese sentimiento de hermandad que va más allá de las diferencias y los límites, e impulsa a buscar juntos el bien común” sostuvo.

Conciencia 

“Los seres humanos, en la medida en que toman conciencia de ser parte responsable del designio de la creación, se hacen capaces de respetarse recíprocamente, en lugar de combatir entre sí, dañando y empobreciendo el planeta”. 

Sucesivamente, el Pontífice habló de la necesidad creciente de amor, justicia y paz en las comunidades y naciones.

“A los Estados, concebidos como una comunidad de personas y de pueblos -continuó- se les pide que actúen de común acuerdo, que estén dispuestos a ayudarse unos a otros mediante los principios y normas que el derecho internacional pone a su disposición", indicó.

"Una fuente inagotable de inspiración es la ley natural, inscrita en el corazón humano, que habla un lenguaje que todos pueden entender: amor, justicia, paz, elementos inseparables entre sí", afirmó.

"Como las personas, también los Estados y las instituciones internacionales están llamados a acoger y cultivar estos valores, en un espíritu de diálogo y escucha recíproca

 

De este modo, el objetivo de nutrir a la familia humana se hace factible” añadió.
 
Garantías para todos

El Papa Francisco pidió que “cada mujer, hombre, niño, anciano” pueda contar con las garantías necesarias para una vida digna sin hambre y en un medio ambiente limpio. “Y es deber de todo Estado, atento al bienestar de sus ciudadanos, suscribirlas sin reservas y preocuparse de su aplicación. Esto requiere perseverancia y apoyo”. 

“La Iglesia católica - prosiguió en su discurso - trata de ofrecer también en este campo su propia contribución, mediante unaatención constante a la vida de los pobres en todas las partes del planeta; en esta misma línea se mueve la implicación activa de la Santa Sede en las organizaciones internacionales y con sus múltiples documentos y declaraciones”.

La pretensión es de contribuir un sistema justo donde prevalgan “criterios que, en el plano ético, se basan en pilares como la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad; al mismo tiempo, en el campo jurídico, estos mismos criterios incluyen la relación entre elderecho a la alimentación y el derecho a la vida y a una existencia digna, el derecho a ser protegidos por la ley, no siempre cercana a la realidad de quien pasa hambre, y la obligación moral de compartir la riqueza económica del mundo. 

Por último, el Papa firmó en el libro de la FAO y se encontró con los empleados de la Organización. “Ustedes tienen la posibilidad de apoyar las necesidades de la población -les dijo. Les agradezco por este servicio”. Y les exhortó a ir más allá de los papeles y ver los rostros de las personas que sufren el hambre en el mundo.

 


 

 

 

 

PALABRAS DEL PAPA FRANCISCO ANTES DEL ÁNGELUS, EN EL TERCER DOMINGO DE ADVIENTO 

(15 de diciembre de 2013) 
 

«Queridos hermanos y hermanas:

Hoy es el tercer domingo de Adviento, denominado también ‘domingo Gaudete’, domingo de la alegría. En la liturgia resuena en repetidas ocasiones la invitación a la alegría, a alegrarse, porque el Señor está cerca. ¡La Navidad está cerca! El mensaje cristiano se llama "evangelio", es decir "buena noticia", un anuncio de alegría para todo el pueblo; ¡ la Iglesia es la casa de la alegría! Y aquellos que están tristes, encuentran en ella la alegría. Encuentran en ella la verdadera alegría.

Pero la del Evangelio encuentra su razón en el saberse acogidos y amados por Dios. Como nos recuerda hoy, el profeta Isaías (cf. 35,1-6ª. 8a.10), Dios es el que viene a salvarnos y presta socorro especialmente a los descorazonados. Su venida entre nosotros nos fortalece, nos da firmeza, nos dona coraje, hace exultar y florecer el desierto y la estepa, es decir, nuestra vida cuando se vuelve árida. ¿Y cuándo se hace árida nuestra vida? Cuando está sin el agua de la Palabra de Dios y de su Espíritu de amor. Por grandes que puedan ser nuestros límites y nuestra confusión y desaliento, aunque digamos que no nosotros nos  permitimos ser fuertes , actuamos con sabiduría ante las dificultades y ante nuestras propias debilidades. 
Se nos invita a fortalecer nuestras manos, a hacer firmes nuestras rodillas, a tener coraje y a actuar con serenidad, porque nuestro Dios muestra siempre la grandeza de su misericordia. Él nos da la fuerza para ir adelante. Él está siempre con nosotros para ayudarnos a ir adelante. ¡Es un Dios que nos quiere tanto, nos ama, y por eso está con nosotros, para ayudarnos, para fortalecernos, e ir adelante! ¡Coraje, siempre adelante! 

Gracias a su ayuda, siempre podemos empezar de nuevo. ¿Cómo comenzar de nuevo? Alguno me puede decir: “Padre, soy un gran pecador, soy una gran pecadora, yo estoy en pecado estoy paralizada para comenzar de nuevo”. ¡Te equivocas! ¡Tú puedes recomenzar de nuevo! ¿Por qué? ¡Porque Dios te espera! ¡Él está cerca de ti! ¡Él te ama! ¡Él es misericordioso! ¡Él te perdona! ¡Él te da la fuerza de recomenzar de nuevo! ¡A todos! Podemos volver a abrir los ojos, superar la tristeza y el llanto, y cantar un canto nuevo. 

Y esta alegría verdadera permanece siempre también en la prueba, incluso en el sufrimiento,  que llega a lo más profundo de la persona que se encomienda a Dios y confía en Él. 


La alegría cristiana, como la esperanza, tiene su fundamento en la fidelidad de Dios, en la certeza de que Él mantiene siempre sus promesas. El profeta Isaías exhorta a aquellos que han perdido el camino y se encuentran en la desesperación, a confiar en la fidelidad del Señor porque su salvación está  en sus vidas. Cuantos han encontrado a Jesús, a lo largo del camino, experimentan en el corazón una serenidad y una alegría, de la que nada ni nadie puede privarlos. 

¡Nuestra alegría es Cristo, su amor fiel e inagotable! Por lo tanto, cuando un cristiano se vuelve triste, quiere decir que se ha alejado de Jesús. ¡Pero entonces  hay que acompañarlo! Tenemos que rezar por él y hacerle sentir la calidez de la comunidad.

Que la Virgen María nos ayude a acelerar nuestros pasos hacia Belén para encontrar al Niño que ha nacido para nosotros, para la salvación y la alegría de todos los hombres. A Ella el Ángel le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo" (Lc 1, 28 ). Ella nos obtenga vivir la alegría del Evangelio en las familias, en el trabajo, en las parroquias y en todos los ambientes. ¡Una alegría íntima, hecha de estupor y ternura. La misma que siente una mamá cuando mira a su niño recién nacido y siente que es un don de Dios, un milagro que sólo puede agradecer!


 

 

 

DESCARGAR EN WORD

    El Nuevo P.A.P.A Francisco I

 

      Nos hizo rezar el Padre Nuestro, el Ave María y

      el Gloria, nos emocionó cuando antes de bendecirnos,

      nos pidió que lo hiciéramos nosotros,

      inclinó su cabeza y todos le dimos la bendición.

 

Estamos seguros que el Espíritu de Dios  lo guiará a nuestro primer P.A.P.A. latinoamericano para el servicio de toda la Iglesia Católica del mundo.

 

La Metodología MAD se pone al servicio para la Nueva Evangelización escolar en la humildad y la caridad de nuestra Iglesia.

 

La Iglesia Católica va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios, anunciando la cruz y la muerte del Señor, hasta que Él venga (cf. 1Cor. 11,26) se vigoriza con la fuerza del Señor resucitado, para vencer con paciencia y con caridad sus propios sufrimientos, dificultades internas y externas, para descubrir fielmente aunque entre sombras, el misterio de Cristo en el mundo hasta que al fin de los tiempos se descubra con todo esplendor.

 

Cristo, Mediador único, estableció su Iglesia santa, comunidad de fe, de esperanza y de caridad en este mundo.

 

Más como Cristo efectuó la redención en la pobreza y en la persecución, así la Iglesia está destinada a seguir ese mismo camino para comunicar a la humanidad los sufrimientos de la salvación. Cristo Jesús existiendo en la forma de Dios se anonadó a sí mismo tomando la forma de siervo (Flp. 2, 2-7) y por nosotros se hizo pobre siendo rico (2Cor. 8,9). Así la Iglesia , aunque necesite de medios humanos para cumplir su misión, no está constituida para buscar la gloria en este mundo, sino para predicar la humildad y la abnegación también con su ejemplo. (Cf. Vaticano II. Lumen Gentium 8).

 

Todo lo escrito anteriormente se refleja en la

               

               Oración de San Francisco de Asís

 

Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz .
D
onde hay odio, que lleve yo el Amor.

D
onde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
D
onde haya discordia, que lleve yo la Unión. 
D
onde haya duda, que lleve yo la Fe.
D
onde haya error, que lleve yo la Verdad.
D
onde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.

D
onde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.

Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado,

sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.

Porque es:
Dando , que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.

Aquí está lo que debemos hacer en estos tiempo modernos -se parecen mucho a los tiempos de San Francisco- donde las personas valen por lo que tienen, por lo que producen y no por lo que somos:

¡Hijos de Dios al servicio entre nosotros! unidos en la paz, en el amor, en el perdón, en la unión, en la fe, en la verdad, en la alegría, buscando la luz de nuestro Padre Dios.

 

La Metodología MAD enseña que debemos formarnos en las ciencias humanas para poder servir mejor a la humanidad, iluminarnos con los valores que enseña el cristianismo a través de la Religión Católica, a ejemplo de Jesús de Nazareth nuestro maestro y guía.

 

Una buena educación forma cristianos preparados para el servicio a los demás.

 

Por eso queridos profesores colegas, debemos regresar a la alegría del Evangelio en las escuelas, colegios, liceos y universidades, la Metodología MAD quiere hacer que Jesús entre en los corazones para que se alegren en el camino del sufrimiento de la salvación, partiendo por el mismo ser humano, por uno mismo, de su vida hacia la vida de los demás, apartar la doctrina castigadora y discriminadora hacia los que comenten errores en su vida, sino acoger y abrazar a todos los pecadores como si fuéramos nosotros mismos unidos en la comunión de Jesús y la Iglesia utilizando

estrategias pedagógicas para lograrlo.

 

 

Unidos en el Amor a nuestro Señor Jesucristo,
unidos en las virtudes de nuestra Madre la Virgen María,
unidos a través de la Evangelización Escolar.

 

 

Prof. Rodolfo Mendoza

www.metodologiamad.cl

13/03/2013

 

 

 

 

 

    Rodolfo Mendoza y Gloria Lúcar
                       © Copyright â Inscripción Propiedad Intelectual Nº 168147 Santiago - Chile.
 

 
Unidos en el Amor a nuestro Señor Jesucristo,
unidos en las virtudes de nuestra Madre la Virgen María,
unidos a través de la Evangelización Escolar.

Evangelizando a través de www.metodologiamad.cl